Menú navideño para celiacos, diabéticos e hipertensos







Los enfermos crónicos o con restricciones alimenticias también pueden disfrutar de los banquetes de estas fechas. Para ello, la mesa de Navidad y Año Nuevo debe incluir alimentos saludables y nutritivos.
Pero no todos pueden darse el lujo de perder el control ante un exquisito cerdo relleno, un pan dulce cargado de almendras, o un peligrosamente azucarado mousse de chocolate.

Para las personas con diabetes, colesterol elevado, celiaquía o intolerancia a ciertos alimentos, diciembre puede convertirse en un verdadero fastidio.
 Todas ellas deben llevar un régimen alimenticio limitado de por vida, y sobre todo en esta época del año recordar que todo exceso es perjudicial.

La Dra. Gilda Benítez Rolandi, coordinadora del Programa Nacional de Diabetes y Obesidad, no admite permisos ni siquiera en Navidad y tampoco en Año Nuevo. No obstante, señala que un diabético o un hipertenso pueden disfrutar del placer de comer al igual que el resto.

"En la cena de Navidad y fin de año, hay que elegir sobre todo aquellos alimentos frescos, y acompañarlos con una porción de carne, que puede ser vacuna, de ave o pescado", indica. En todos los casos, esta porción animal debe ser magra, aclara.

La sal debe ser utilizada con moderación, aunque en  casos de hipertencion  lo mejor es directamente no consumirla. Lo mismo sucede con el azúcar, "si la persona tiene diabetes, sobrepeso u obesidad no debe consumir azúcar ni alimentos preparados con ella", recuerda Benítez.

Como postres recomienda elegir una compotera de ensalada de frutas (sin azúcar), o alguna porción de algún postre dietético que puede ser helado sin azúcar o gelatina.

En cuanto a las bebidas, son recomendados los jugos naturales sin azúcar, el clericó dietético (ver receta en el apartado) y las gaseosas sin azúcar.

CELIACOS. Para quienes tienen intolerancia al gluten, la proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno, la vida puede ser realmente cruel. Estas personas tienen prohibidas las pastas, las tortas, las pizzas, las cervezas y todo aquello que contenga algunos de los ingredientes prohibidos.

Por suerte para ellos, en el mercado hay cada vez más productos libres de gluten, los cuales no siempre cuestan más caro, indica Petrona González, cocinera y miembro de la Fundación de Celiacos . Aclara, sin embargo, que no siempre hay que comprar un producto diferenciado. Una persona celiaca puede comer lo que el resto, siempre y cuando tome precauciones.

"Se puede comer de todo. En el caso del pavo, si es casero no hay ningún problema, pero si es envasado hay que ver qué tipo de conservantes lleva", señala. Asimismo, se pueden preparar deliciosas masas dulces y saladas con harina de arroz, de mandioca o maizena. En cuanto a las bebidas, la mayoría de las cervezas y los whiskies están prohibidos para los celiacos. Los vinos, las sidras y los champanes, sin embargo, no tienen restricciones.

DESINTOXICARSE HACE BIEN. No es necesario padecer una enfermedad crónica para comer con moderación o empezar a cuidarse. Una alternativa para sentirse un poco más liviano en estos días de fiesta es realizar un dieta desintoxicante basada en frutas, verduras y mucho líquido.

Si lo que busca es eliminar la pesadez, pero no está dispuesto a someterse a varios días de tortura, cambie su alimentación de forma progresiva.

Para un almuerzo liviano, prepárese un vaso de zumo natural de zanahorias y apio, y una abundante ensalada de lechugas, pepino y tomate aderezada con zumo de limón y unas gotas de aceite de oliva virgen. Y antes de cenar, beba un vaso de zumo natural de zanahorias y apio. Incorpore estas recetas livianas a su alimentación cotidiana; le harán sentirse más liviano y saludable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bizcochuelo sin harina (ideal para celíacos / diabéticos)

Pan nube (sin harina)

Bizcochuelo para celíacos y diabéticos